Cólico del Lactante

Cólico del Lactante

El llanto es la única manera de comunicarse del bebé, sin embargo, cuando el llanto se prolonga por horas y adquiere características de dolor, pone en alarma a los padres, el gastroenterólogo pediatra es el único profesional calificado para descartar complicaciones.

 

Se estima que hasta el 40% de todos los lactantes tienen cólicos. Suelen empezar entre la tercera y la sexta semana de vida y acaban cuando el bebé tiene entre tres y cuatro meses de edad. Si el bebé sigue llorando excesivamente después de esta edad, la causa de sus llantos podría ser otro problema de salud.

 

El diagnóstico se realiza a través de la observación clínica. Si el llanto es prolongado, aparece a partir de la tercera semana del nacimiento, perdura al menos tres horas al día, tres días a la semana, durante tres semanas, posiblemente el recién nacido tenga un cólico.

 

Manejo del Cólico del Lactante:

 

El primer paso es establecer unas rutinas diarias en las que queden definidos los patrones de sueño. Además, es importante que el bebé no trague aire, o al menos intentar que sea el menos posible, con el biberón (para ello los padres deben fijarse en que la tetina siempre contenga leche y que el agujero se adapte a las necesidades de cada bebé) y que elimine los gases después de cada toma de comida.

 

Por otro lado, puede ayudar que la madre elimine de su alimentación excitantes como el café o el té y excluya de su dieta alérgenos alimentarios como los huevos y el pescado. Todo esto dependerá de cada caso en específico, y es el especialista quien lo determine luego de la valoración del paciente, y defina detalles en particular de cada caso.