Gastritis

Gastritis

Aunque comúnmente se cree que la gastritis es una enfermedad propia de los adultos, lo cierto es que los niños también pueden padecerla y cada vez se diagnostica con mayor frecuencia. El término se refiere a la inflamación de la mucosa gástrica que se acompaña de dolor y otros síntomas que pueden alterar de manera importante el desarrollo y la calidad de vida del infante.

 

La inflamación es causada por una variedad de factores etiológicos que es necesario investigar para poder dar un manejo racional y efectivo. La inflamación puede ser de carácter agudo, o sea, después de pocas horas o días, como en el caso de las infecciones virales, bacterianas, hongos o parásitos, tóxicas, o del contacto con medicamentos irritantes, tales como los antiinflamatorios esteroides (prednisona) o no esteroides (AINEX), o crónicas por contacto con agentes infecciosos como el Helicobacter pylori, medicamentos que se ingieren por largo tiempo como antibióticos, antiinflamatorios, o tóxicos.

 

En primer lugar, la ingesta de alimentos inadecuados que producen irritación sobre la mucosa gástrica aumenta la acidez. Estos alimentos pueden ser exceso de café, gaseosas que contienen ácido carbónico y fosfórico, salsas con tomate, grasa y condimentos irritantes o picantes.

 

Síntomas

Algunos de los síntomas más comunes de la gastritis en niños incluyen:

  • Malestar estomacal.
  • Dolores de estómago, especialmente antes de comer o después de ingerir las comidas.
  • Hinchazón del abdomen.
  • Náuseas y vómitos.
  • Indigestión después de las comidas.
  • Saciedad precoz.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Problemas para dormir.
  • Dormir interrumpido durante la noche debido a dolor de estómago.
  • Diarrea.
  • Hipo recurrente.
  • Sangrado en el tracto gastrointestinal superior.
  • Una sensación de roer o ardor en el estómago entre las comidas o durante la noche.